martes, 7 de octubre de 2008

El ruso, yo, y el alcohol.



Hay un dicho en mi pueblo que dice "si no quieres que te pique ajos  no comas". Más claro imposible. Ay qué mala estoy. No sé ni como tengo ganas de escribir con lo malísima que estoy. Es que no he hecho nada en todo el día, pero no porque no quiera, es que no puedo. Tengo los huesos como si me hubieran dado una paliza de muerte.
ÉL me ha entendido. ÉL las situaciones extremas las entiende perfectamente. No hay nada mas que ver sus películas. Yo también le entiendo a ÉL cuando está malo, que son muchas veces. No por lo mismo que yo, eso sí.  Lo mío, como lo de hoy,  es solamente una vez al año, más o menos. Y menos mal. 
  ¿Qué que me ha pasado? Pues que he vuelto a salir con el chofer de marcha. El pobre tiene un día libre a la semana y ese día se mete to lo que no se puede meter el resto de la semana. Y a veces no tiene con quien salir, entre otras cosas porque todo el mundo le teme, no hay quien siga su ritmo. Y ayer me cogió a mí que casualmente estaba un poco depre, y claro no hay mejor excusa para beber que una depre. Yo he oído que los fabricantes de alcohol son los que se inventan las depresiones y todas esas bajadas que te dan, y que son normales en la vida pero que ellos le ponen nombre y lo convierten en enfermedad, y así venden más bebidas.  El chofer es muy bueno y un pedazo de profesional al volante como hay pocos. Y te lo digo ya que soy una cagá para los coches, que me dan un  miedo terrible. Pero con él sin problemas. A ÉL le pasa lo mismo, tiene mucho miedo a los accidentes por eso ha buscado al mejor. Es ruso, pero muy bueno. No quiero decir que los rusos sean malos, no. Habrá de todo como en botica, pero con este desde luego hemos tenido mucha suerte. Pero es que además de conductor, era cantante de boleros rusos como la kalinka y todo eso. También era mecánico de barcos petroleros, y cocinero excepcional. Y por si fuera poco ha sido también modisto y fontanero. ¿Habrá en el mundo un hombre más completo? Ah, y es también comunista, como debe ser en un ruso, y campeón de halterofolia o algo así. Y tiene un cuerpo de choto cachondo que madre mía lo que yo haría con él sino fuera gay. (Alguna vez de todas formas algún regalito para el cuerpo me ha dado). Y claro bebe tanto, porque tiene que beber por cada una de todas esas profesiones que ha tenido y todo esos oficios. Son sus costumbres y sus culturas y allá ellos. Y luego estoy yo que también me gusta darle de vez en cuando al drinki drinky.  Y así estoy hoy como estoy: mu-er-ta. Él no, el chofer no, él como una rosa. No he visto hombre ni ser humano alguno que aguante lo que este. Se mete para el cuerpo litros y litros, y al día siguiente como si nada. Esto es un primor.  Por supuesto que ÉL es quien mejor sabe de sus cualidades profesionales, y no lo verás nunca en un coche que no este conducido por el ruso. Pero si es que os voy a contar lo pasó realmente aquella vez que a Pe se le rompió el vestido. ¿quien creéis que fue el que lo arregló? Pues claro, el ruso. Es una hacha. No puedo más, me mareoPero que mala estoy hoy ¡Virgen santa de los poderes!. (OS PONGO EL CARTEL DE UN CORTO QUE HAN HECHO EN SUDÁFRICA CON ÉL COMO PROTAGONISTA Y TIENE MUCHA SANGRE GORE. A ÉL LE HA HECHO GRACIA A MÍ NINGUNA. Y UNA ESTAMPA QUE ME HAN DADO EN EL CHINO DE PARLA.)